Armadillo Tótem y Simbolismo Animal

Armadillo Tótem

Armadillo Tótem y Simbolismo Animal

El mundo natural es el hogar de muchas criaturas curiosas y extrañas, una de las cuales es el armadillo. Aunque su apariencia es un tanto extraña, el tótem del armadillo animal posee muchas características únicas, entre las que destaca su caparazón blindado.

El cartílago y el hueso que componen este caparazón proporcionan una defensa casi impenetrable.

Así, el tótem del espíritu del armadillo simboliza el significado de la protección y una disposición vigilada en nuestras vidas humanas.

Ciertas circunstancias en nuestras vidas exigen una respuesta defensiva para proteger nuestros cuerpos y nuestro interior. Al igual que el armadillo, debemos iniciar nuestro propio sistema de defensa para salvaguardar nuestros corazones cuando sea necesario.

Llevando su armadura en la espalda, el armadillo simboliza la protección y los límites.

Su caparazón actúa como el límite físico y espiritual del armadillo, protegiendo la seguridad de su ser total.

De la composición física del armadillo, se nos recuerda que debemos protegernos. Inspirándonos en la energía de un armadillo, podemos crear un escudo corporal hecho de energía para nosotros mismos. Tenemos que ser prudentes y juiciosos a la hora de decidir si es seguro bajar la guardia. Si puedes entrar en contacto con tu ritmo interno y utilizar tus sentidos, será obvio lo que es seguro y lo que no lo es.

Rasgos asociados al armadillo

Limitaciones, Guardado, Defensivo, Precaución, Juicio, Guardado, Compasión

Significado simbólico de Armadillo

Como un tótem animal espiritual, el armadillo simboliza que es hora de definir sus propios límites y espacio. Trate de buscar claridad en situaciones en las que tenga problemas para decir “no”, ya que es posible que otros no le den importancia.

Si bien la comunidad y la apertura también son importantes, usted debe aprender a proteger su espacio personal, permitiendo que otros entren sólo cuando usted lo desee.

Muchas veces, el símbolo del armadillo puede ser visto como viviendo una vida egoísta y distante. Su énfasis simbólico en la defensa, la protección y la vigilancia sólo fomenta este punto de vista. Sin embargo, no debemos descuidar el simbolismo que ofrece para nuestras vidas.

Entre otros, el significado del armadillo simboliza confianza, paz, pacifismo, equilibrio, complejidad y compasión. Es un representante del desapego y la objetividad.

Nos recuerda que debemos adoptar diferentes actitudes, puntos de vista y formas de ser y no considerarnos a nosotros mismos como supremos sobre los demás. De esta manera, el armadillo actúa como un gran defensor de la empatía, un rasgo altamente virtuoso.

Los armadillos también son criaturas curiosas, que usan sus garras afiladas para cavar y excavar en la Tierra.

Nos enseñan la importancia de la búsqueda y el descubrimiento continuo para llegar a la raíz de todos los asuntos, tanto externos como internos.

El tótem del insecto Armadillos nos habla para continuar las búsquedas en profundidad, excavando bajo la superficie. No entierre preguntas o asuntos que le han estado molestando. Junto con la excavación y la excavación, los armadillos tienen sentidos bien desarrollados que pueden detectar la vida bajo tierra.

Son maestros tanto en el escondite como en la búsqueda, actuando como guías personales para descubrir nuestros propios secretos. Con un armadillo liderando el camino, estamos preparados para recibir información y respuestas a nuestras preguntas. Como buscadores, también nos ayudan a encontrar las cosas que buscamos a través de la meditación y la investigación.

Después de todo su arduo trabajo de detective, el armadillo debe descansar, aunque lo llevan un poco lejos.

Como los perezosos, estas criaturas duermen alrededor de dieciocho horas al día. Aunque no es aconsejable que imitemos este comportamiento exactamente, sirve como una señal para que tomemos descanso cuando sea necesario y disfrutemos en tiempos de relajación.

Debemos aprovechar estos momentos para recuperarnos y recargarnos, aprovechando la oportunidad de abstenernos de las interacciones sociales y pasar tiempo a solas con nosotros mismos. El armadillo, entonces, nos recuerda la importancia de ser madre y nutrirnos.

Al igual que otras criaturas acuáticas, los armadillos simbolizan emociones. En este caso, deberíamos preguntarnos si nuestras emociones se han atascado y contenido. Es malsano y preocupante que nuestras emociones inunden nuestros seres, y esto puede evitarse asegurándose de que fluyan naturalmente en todo momento.

Los tótems de agua nos señalan que dejemos que nuestras emociones fluyan libre y naturalmente, permitiendo que cualquier tensión interna se afloje.

Al igual que el armadillo, debemos permitirnos “flotar” en lugar de hundirnos y ser retenidos por el peso de las emociones.

 

Dejar comentario