Simbolismo del Espíritu Animal Pájaro Cardenal

Tótem Animal Cardenal

Simbolismo del Tótem Pájaro Cardenal

El color rojo vivo de las plumas del guía espiritual masculino es su rasgo físico definitorio, por lo que no debe sorprendernos que desempeñe un papel importante en sus significados simbólicos. Sus voces fuertes y claras también reflejan un aire de importancia, junto con sus actitudes y comportamiento regio.

Los cardenales emiten un fuerte silbido en el aire con tonos agudos y distintivos que llaman la atención. Esto muestra su importancia en la naturaleza y simboliza su grandioso poder.

Tanto hombres como mujeres participan en el silbido, implorándonos que canalizemos nuestras cualidades masculinas y femeninas para equilibrarnos.

El tótem animal cardinal puede enseñarnos a expresarnos con la misma confianza que ellos. No son mansos y pretenden enseñarnos a tener una presencia más fuerte, aunque no amenazante. El nombre común de “cardenal” se toma incluso del de los altos obispos católicos.

Rasgos Cardenales Asociados

Fuerte, Audaz, Seguro, Potente, Grandioso, Centrado, Superior, Ama, Orgulloso, Esperanza, Alegre, Enérgico, Útil

Significado simbólico del tótem del Cardenal Bird

Como todas las demás criaturas del cielo, estos pájaros simbolizan el elemento del aire y todas las asociaciones que lo acompañan, como el enfoque y el pensamiento superior.

Aquellos que pueden relacionarse mejor con el cardenal y reclamarlo como su tótem espiritual son típicamente altamente enérgicos y útiles hacia otros en cualquier forma que puedan ser. Además de la energía, el enfoque y la nobleza, la guía espiritual cardinal representa los valores espirituales de esperanza, alegría, orgullo, amor y renovación.

A diferencia de las aves migratorias que se desplazan hacia el sur durante el invierno, los cardenales siguen viviendo en los meses de invierno. Sus abrigos rojos son atrevidos sobre el fondo blanco del invierno nevado, simbolizando la pasión, el calor y la animación que todavía viven dentro de cada uno de nosotros, incluso en tiempos oscuros y fríos.

Los tótems de los espíritus cardinales no practican ciclos estacionales; más bien, sus vidas son todo el año y se enfrentan a los elementos sin importar lo que la madre naturaleza decida arrojarles.

Debido a esto, están en sintonía con el número doce, como en el número de meses de un año, y este tema numérico aparece a través del simbolismo cardinal. Su dedicación a resistir los cambios de estación demuestra su capacidad de renovarse sin cambiar su entorno, mostrando su vitalidad y plenitud.

El tótem animal cardinal vuela en nuestras vidas cuando nuestro sentido de orgullo se ha desbalanceado. Como tótem, el cardenal nos recuerda que debemos mantenernos orgullosos. Sin embargo, este tipo de orgullo es noble y elegante, no egocéntrico. Echa un vistazo a cómo te estás portando y a qué tipo de asnos estás demostrando.

El significado simbólico cardinal nos llama a encauzar nuestra realeza interior, manteniendo la cabeza alta independientemente de las circunstancias, y siempre exudando humilde confianza.

Este ave de agosto está siempre disponible si permitimos que flote en nuestra conciencia.

Podemos recurrir a ella en cualquier momento, pero es especialmente útil cuando se siente oscuro y deprimido.

En un sentido literal, esto tiene que suceder durante los fríos y estériles meses de invierno, durante los cuales el cardenal demuestra su verdadera fuerza de carácter y resistencia. Esta ave puede ser su mejor estímulo, energizándolo y dándole el impulso que necesita para volver al camino.

Sobre todo, el digno símbolo cardinal nos habla de reconocer nuestra importancia. Nos recuerda que, sin importar la época del año, siempre hay oportunidades que encontrar para obtener iluminación espiritual y progreso hacia nuestras metas. Debemos tener cuidado de recordar siempre los propósitos de nuestra vida, sin importar en qué circunstancias nos encontremos.

Independientemente de lo que está sucediendo en nuestras vidas, debemos recordar que debemos luchar contra la torpeza y la mundanidad que pueden surgir al agregar color, energía y vibración siempre que podamos. Permaneciendo en contacto con nuestros lados masculino y femenino, luchando contra el letargo de los tiempos “invernales”, y recordando llevarnos con orgullo, permitimos que nuestra creatividad e intuición florezcan.

 

Dejar comentario